Corrupción: sólo un síntoma

En México la corrupción no es el problema, sino un síntoma. El agravio es de factores más arraigados y latentes: la normalización de prácticas desviadas, nuestros valores, y la carencia de una ética social [ o la superposición de la moral individual sobre la ética social ]. Es erróneo asumir que los políticos son corruptos por la misma naturaleza de la…