Hay de covers a covers

Pocos son los covers que realmente disfruto. A mi parecer existen dos tipos de covers: los imitativos y los apropiados. Éste me hace llorar.

Los covers imitativos son aquellos que pretenden emular y repetir canciones tal cual son. Tienen únicamente una esencia: la esencia de la canción original, estática y elitista. Ahí radica el potencial de su fracaso. Para escuchar una imitación (sin ser peyorativo) es mejor escuchar el original. En ellos hay algo que siempre se escapa, sea porque la voz no es la indicada, porque la guitarra no suena con la misma distorsión, o porque  los intérpretes carecen de la misma actitud que la banda original (imaginen a alguien intentando moverse como Mick Jagger o Angus Young). Intentan ser algo que no son: el original. Existen excelentes covers en esta categoría, sin embargo el error radica tanto en los “imitadores” como en la audiencia. Los imitadores no pueden esperar sonar idénticamente al original, ni mucho menos ser como el original; la audiencia no puede esperar de ellos que suenen como el original porque no son el original, de tal modo que los primeros no pueden exigirse lo mismo.

Los covers apropiados son otra cosa. A diferencia de los imitativos, estos poseen una esencia híbrida, compartida y evolutiva. Tal esencia proviene de la canción original, sumada al carácter esencial de la banda que la interpreta. Los intérpretes se apropian de la canción: la hacen suya, por tanto no necesitan actuar ni sonar como el original porque no se espera de ellos. El cover suena auténtico porque  se reconoce de antemano que el cover es una re-significación que nace desde los intérpretes a partir de una composición dada. Así el cover, más que percibirse como la composición original siendo interpretada por otros, podría pasar muy bien por una composición original de la banda intérprete porque suena a ellos: le entregan al cover su actitud, le añaden un sonido personal y auténtico, enriquecen al original con una visión distinta y complementaria.

No me gusta Capital Cities, pero ¡vaya, cómo disfrute sus versiones de canciones ochenteras y noventeras durante el Corona Capital! Interpretaron canciones como “Staying Alive de los Bee Gees y “Holiday” de Madonna (lamento la calidad del audio y video).

Me parece que parte del éxito que tuvo ésta versión, además de la mota en el ambiente, es que envuelve a la audiencia con la esencia de Capital Cities, por lo que la audiencia no espera que suene a los Bee Gees. Si escuchan la voz, ésta difiere considerablemente de la original, y sin embargo es totalmente congruente con el discurso sonoro que sobre-construyen los intérpretes a través de su “adaptación”. No es una voz tan animada como la de los Bee Gees, y eso es porque Capital Cities le da un toque de relajamiento a la canción desde sus instrumentos. En pocas palabras: no es una (otra) versión disco de una canción disco. Aquí lo que se escapa no es lo que falta, sino lo que va más allá. Trasciende así la canción, a través de ambas esencias. Ya es algo más de lo que fue el original, y el original trasciende a través del cover, pues en primera nadie hace un cover de una canción cualquiera que no ha marcado cultural y musicalmente, y en segunda porque lo dignifica a su manera.

Dejo la versión Capital Cities de “Holiday” de Madonna, interpretada en The Queen Latifah Show. 

Son versiones que se disfrutan de una manera distinta a la original, motivan a moverse diferente del original, a comportarse diferente respecto a éste, y sin embargo la gente no olvida que se trata originalmente de los Bee Gees y de Madonna. He ahí la magia, que disfrutamos del original a través de su versión apropiada y diferente.

Otro ejemplo es el primer volumen (de tres) del soundtrack de la serie de televisión estadounidense, Sons of Anarchy (Los hijos de la anarquía). El soundtrack, titulado Songs of Anarchy, es interpretado por The Forest Rangers, ocho músicos guardabosques[1], acompañados por artistas como Curtis Stigers y Katey Sagal entre otros [2], contiene las siguientes canciones:

Vol. 1

1. “This Life”, tema original de la serie (2008)

2. “Son of a Preacher Man”, original de Dusty Springfield (1968)

3. “Forever Young”, original de Bob Dylan (1974)

4. “John the Revelator”, cuya versión más conocida es la de Blind Willie Johnson (1930)

5. “Fortunate Song”, original de los Creedence Clearwater Revival (1969)

6. “Slip Kid”, original de The Who (1976)

7. “Girl from the North Country”, original de Bob Dylan (1963)

8. “Someday Never Comes”, original de los Creedence Clearwater Revival (1972)

9. “Gimme Shelter”, original de The Rolling Stones (1969)

10. “Bird on the Wire”, original de Leonard Cohen (1969)

11. “Hey Hey, My My”, original de Neil Young (1979)

12. “What a Wonderful World”, grabada por primera vez por de Louis Armstrong (1967)

13. “Los Tiempos Van Cambiando (The Times They Are a-Changin’)” ,original de Bob Dylan (1964)

14. “Strange Fruit”, grabada por primera vez por Billie Holiday (1939)

15. “The House of the Rising Son”, cuya versión más conocida es la de The Animals (1964)

 

Lo increíble es, nuevamente, la ambientación sonora que crea la banda a partir de canciones existentes. A pesar de que los artistas y compositores originales de cada una de las canciones en el soundtrack son sumamente diferentes, las interpretaciones para Sons of Anarchy logran, en su conjunto, una atmósfera congruente para todas. Con un estilo tan propio de la serie (motociclistas de choppers) y de un bar country, los intérpretes se apropian de los originales y los hacen suyos. Son magníficas. Y hacen lo mismo con el Volumen 2 y el Volumen 3.

Lo mismo ocurre para la fundación y proyecto musical Playing for Change, el cual reúne en un formato multimedia a diversos músicos de calle, así como artistas como Bono de U2. En él se interpretan canciones célebres como “Stand by Me” de  Ben E. King; “One Love” y “War: No More Trouble” de Bob Marley;  y “Don’t Worry” de Pierre Minetti; entre otras.

Cerraré con uno de mis covers preferidos. Es de la banda finlandesa Turisas interpretando “Supernaut” de Black Sabbath. Si una palabra describe a Turisas, esa palabra es “épico”. Me resulta impresionante cómo una canción que tiene musicalmente poco de épico es transformada en una melodía con todo el carácter épico de Turisas. A mi parecer éste es el cover que mejor refleja la apropiación de una canción. Pero la canción permanece intacta a pesar de ser estilos completamente distintos. No es otra interpretación heavy-metalerta de “Supernaut”, pero una interpretación apropiada por el epic-battle metal.

Aquí el original de Black Sabbath:

Y aquí el cover de Turisas:

Cuando los intérpretes se apropian de la canción, el cover no tiene nada que pedirle al artista o a la banda original (más allá de la canción misma), pero lo tiene todo por entregar. Es la deuda musical: si una banda icónica nos regala una canción gloriosa, quedamos en el deber de regresar algo de valor semejante (cover imitativo) o algo de valor agregado (cover apropiado). No es que sea mejor que el orignial, es que el intérprete le añade algo suyo. En ésta categoría de covers existen también fallos miserables, pues suele confundirse la apropiación con la modificación.

Por Ulises Bobadilla y Jiménez

Referencias:

1. The Forest Rangers. http://www.theforestrangers.com

2. Manuel Sánchez, José. “The Forest Rangers, la banda de «Sons of Anarchy»”. En Blogs ABC. 2013. http://abcblogs.abc.es/musica/public/post/the-forest-rangers-la-banda-de-sons-of-anarchy-15351.asp/

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s