El aniquilamiento del sexo

Considerando a la neurosis freudiana como la supresión, entre tanto, de todo instinto libidinal, la pornografía resulta un mecanismo de anulación sexual. La industria pornográfica parecerá, en inicio, un contradicción cultural, pues está destinada a enaltecer clandestinamente la satisfacción del deseo sexual que tanto nos es exigido subyugar; en segunda mano, de sustituirlo. espalda05vj1

Ilustración extraída de http://unapolillaalrededordelaluz.blogspot.mx/2008_06_01_archive.html

 

Sin embargo, tal industria se ha encargado de presentarnos realidades fantásticas de lo que es el acontecer sexual y, de maner alguna, trivializándolo mediante soportes mediáticos de acceso idealmente universal (televisión, internet, historietas, revistas, libros, etc.). Dichos factores, la fantasía y la vulgarización, han conllevado a la idealización generalizada del coito, es decir, a la ficción del coger. Nuestras frustraciones sexuales, incentivadas por la prohibición cultural, se ven reforzadas por una industria que anonada el acto sexual real ante sus presentaciones inventivas del mismo. En otras palabras, la satisfacción fisológica del coito se ve sometida a las fantasías creadas por la mediatización de coger y, por lo tanto, la actividad sexual tangible resulta poco placentera ante el añoro mental. La pornografía gana así terreno en la mente de la audiencia: aniquilando el mismo placer que ella es capaz de brindar exaltadamente. Es por eso que quizá para muchos varones resulta más placentero eyacular mientras se masturban creando imágenes mentales fantástica o al mismo tiempo que admiran la fantasía que la industria pornográfica ha logrado plasmar. Muchos preferirán la satisfacción unilateral sobre el placer bilateral. La represión libidinal, entendida hacia los demás, tiene éxito. Más allá de la represión cultural, nos encontramos contra una inhibición de índole fisio-mental que viene a fortalecer a la supresión primaria. Creemos encontrar en la pornografía una fuente de satisfacción ante la presencia de un acto tabú, o sea, un espacio de liberación frete al vacío sexual real (bilateral). Pero al final, resulta ser un mecanismo de aniquilación del acto bilateral. De espaldas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s