Las pequeñas carencias de Venezuela

“Nosotros vivimos en Venezuela dos años”, escuché decir a una señora de la mesa contigua en un restaurante argentino. Escuché que dijo ser boliviana. “Durante esos dos años, cuando mis amigas iban a visitarme, me preguntaban qué quería o qué necesitaba. Yo siempre les decía que me trajeran papel de baño”. La señora se volteó hacia su marido y continuó: “mi esposo viajaba mucho [por el trabajo], y cuando salía me traía siempre frijoles, leche y azúcar”.

“¿Así que contrabandeaban comida?”, preguntó en broma la pareja que los acompañaba.

“Y papel de baño”, respondió ella. “No hay nada de eso en Venezuela”. Y todos en esa mesa rieron.

Nota al pie

Ésta breve narración sucedió mientras comía con mi familia en un restaurante argentino. A pesar del toque final humorístico en la conversación, era evidente que hablaban con seriedad y sinceridad. Me parece que, siendo comentarios tan pequeños, alcanzan a reflejar una parte de la situación contra la que protestan tantos en Venezuela. La carencia de un producto tan básicos para la vida cotidiana, como es el papel higiénico o papel de baño, es el ejemplo aparentemente más insignificante de lo que ocurre en dicho país. Ahora imagínense la ausencia de alimentos tan básicos como leche y frijol. 

Quizá la falta de papel higiénico sea una carencia aparentemente insignificante. Pero el diablo está en los detalles.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s