El bendito favor del amor

“¿Quieres que conservemos una dulce memoria de este amor? Pues amémonos hoy mucho y mañana digámonos ¡adiós!”

Gustavo Adolfo Bécquer

El amor es global, mas no por ello universal: cada quien lo vive desde su particularidad, desde su individualidad. Y una pareja lo vive desde dos individualidades. Porque el amor no se trata, JAMÁS, de la unión de dos mitades, sino de la cohesión de dos enteros que se armonizan en el pentagrama. Dejemos de pensar en “mi media naranja”; en “él/ella  me completa”; en “somos uno mismo” (como la de Timbiriche): porque eso es enfatizar que el corazón está roto de antemano, castrado e incompleto. Hablemos de dos. No de uno. Si no, el amor nunca funcionará.

Hay tantos mundos como personas, y en una relación cada quien es un mundo, es una vida propia. Por lo tanto es indispensable estar conscientes de que cada individuo en una relación tiene una perspectiva particular, un proyecto de vida propio, y que, como tal, no siempre habrá acuerdos ni rumbos semejantes. Se trata de esa probabilidad certera: todo lo que tiene un principio tiene un final; todo lo que sube tiene que bajar; todo lo que vive tiene que morir.

Esa es la premisa del amor, un vaivén, un electrocardiograma que sube y baja en un pulso que algún día, posiblemente, morirá. Es una melodía que llega hasta El Final del pentagrama.

Aceptar eso del amor es menester, de tal modo que al llegar al desenlace son dos corazones los que toman un rumbo distinto. Pero son dos corazones enteros. ¿Por qué? Porque la unión se hace de dos corazones, no de dos medios corazones (lo cual implicaría que el corazón llegó roto a la relación).

Un corazón permanecerá roto mientras esto no se aprehenda. Cuando se usa la expresión “corazón roto” se refiere a un corazón que no supo aceptar al otro como un corazón individual. No quiso ver a dos corazones en una relación, pero pretendió ser un corazón entero durante esa relación. En esa pretensión reside el dolor de saber que todo terminó, porque en el fondo fue un amor pretendido.

Hagámonos el bendito favor. No pensemos en la unión de dos mitades, pero en la cohesión de dos enteros…eso es amor. No SON el uno para el otro, sino que ESTÁN el uno para el otro. Si comprendemos esto, cuando escuchemos nuestros recuerdos en retrospectiva, escucharemos la más bella composición melódica jamás escrita. Porque sabremos que no fue culpa ni de uno ni de otro; porque aceptaremos que cada quien tiene un proyecto de vida distinto; porque desde un principio habremos aceptado eso y sus implicaciones. Al final estará el gusto de saber que si la relación-amor terminó, fue porque cada quien supo hacer de su corazón lo que el corazón quería; y que si estuvimos juntos, mano a mano, fue porque eso es lo que ambos corazones más desearon.

Si hablamos de dos corazones, y no de un único corazón roto en dos mitades, entonces sabremos que incluso El Final hay que compartirlo, llorarlo juntos, hombro a hombro, y disfrutarlo juntos, hombro a hombro. Porque disfrutar juntos el dolor de El Final es reafirmar el goce que produjo la relación en ambos corazones. Y no quedarán dolores ni rencores, pero la mera satisfacción del actual pretérito; ese cruce de dos corazones. Porque se sabe que todo floreció por cuestión de dos, y no de uno. Esa es la bendición que nos da el amor.

Si tienen algo que compartir, una idea o anécdota, un comentario, una queja o sugerencia, adelante.

JaimeSabines

Por Ulises Bobadilla y Jiménez

Advertisements

One thought on “El bendito favor del amor

  1. Yo creo que la palabra “amor” no tiene definición, pero lo que tu haz hecho es definir el amor de la forma más cruda y romántica posible. Aunque esto suene ilógico es cierto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s