Parches políticos

La nueva:

Enrique Peña Nieto, presidente, promulgó la reforma política.  Entre las modificaciones al sistema electoral son:

  • posibilidad de reelección legislativa con permanencia límite de 12 años en el cargo
  • autonomía de la Procuraduría General de la República (PGR)
  • transformar el Instituto Federal Electoral (IFE) en Instituto Nacional Electoral (INE)

Continuidades:

Es sabiduría popular que la discontinuidad entre administraciones presidenciales es una característica que obstaculiza el desarrollo del país.  Si añadimos que  la rotación de diputaciones coincide con el arranque sexenal y tales cargos duran tres años (es decir, en un sexenio presidencial  encajan exactamente dos legislaturas ), México se enfrenta también  a una discontinuidad  en el congreso. Posibilitar la reelección de legisladores  por 12 años podría, en un caso ideal, reducir grietas por un periodo de hasta dos administraciones presidenciales.

Además,  idealmente (como no suele suceder en México), esto implicaría que los legisladores se desempeñen  mejor en su labor  si es que quieren permanecer en el cargo ; deberán rendir cuentas  de mejor manera. Por otra parte, existe la oportunidad para cada funcionare de mantener sus intereses privados protegidos por más tiempo y, así, aprovecharse de su cargo.

Centralización:

Una federación es un conjunto de entidades con autonomía condicionada a un poder central. La Real Academia Española define nación como “conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo gobierno”; y como “territorio de ese país” [1]. Convertir el Instituto Federal Electoral (IFE) en Instituto Nacional Electoral (INE) implica una cosa: destituir a cada entidad federativa, estado y municipio, de su autonomía electoral y, así, adjudicarla a un poder central que la determine por todo el territorio nacional.

No es gratis: estados y municipios han demostrado incompetencia y altos niveles de corrupción y deuda. “En los últimos 15 años la deuda de los estados mexicanos ha crecido de manera constante.En 1997 el total de la deuda subnacional era, en términos reales, 103 mil millones de pesos. Para diciembre de 2011 el monto de la deuda se había triplicado” [2].   Para profundizar más en tema: [http://www.nexos.com.mx/?p=15590].

Es indispensable destacar una coincidencia: 1996 fue cuando la administración zedillense entrego autonomía total al órgano electoral [3].

Diversos estudios apuntan a que el sistema electoral mexicano es uno de los más caros; si no es que tenemos las elecciones más costosas del  mundo. Eso debido a la burocracia, a la partidocracia, “prerrogativas federales y estatales que se otorgan a los partidos políticos”[4]. Mucho de los recursos federales destinados a estados y municipios terminan donde no debías terminar, generando deuda.

En pocas palabras, los estados han sido ineficientes al gestionarse a sí mismos. Y se busca que el Estado  recobre su autoridad , al menos en cuanto a elecciones  se refiere, sobre éstos.

Referencias:

1. “Nación”.Real Academia Española. http://lema.rae.es/drae/?val=nacion

2. Espinosa Herrera J. Alejandro. “Dispedio”. Diciembre 1, 2013. Revista Nexos. http://www.nexos.com.mx/?p=15590

3. IFE. “Historia del Instituto Federal Electoral”, en sitio oficial del IFE. http://www.ife.org.mx/portal/site/ifev2/menuitem.cdd858023b32d5b7787e6910d08600a0/ 

4. Milenio. “México, el voto más caro del mundo”. 2010. Mexiscopio. http://www.estudiod3.com/alianza/index.php/home/6140-mexico-el-voto-mas-caro-del-mundo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s